Colombia y Cuba: una cooperación extrema

-A A +A
Junio 20, 2019

Colombia y Cuba: una cooperación extrema

  • Gracias a la coordinación de APC-Colombia, en el marco de la Cooperación Sur-Sur CSS, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) y el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación de Cuba (INDER) lograron consolidar un importante intercambio de conocimientos en metodologías para la enseñanza del Skateboarding y la escalada en muro.
  • La Cooperación Sur-Sur CSS entre Colombia y Cuba se sigue fortaleciendo. En esta ocasión; la enseñanza, el deporte y la cultura se convirtieron en la herramienta perfecta para que nuestros países sigan creciendo juntos.
  • La enseñanza de los deportes extremos para ocupar el tiempo libre de los niños y adolescentes para la transformación positiva de las comunidades más vulnerables, ha sido una de las banderas fundacionales del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) de Bogotá. Gracias al apoyo técnico de APC- Colombia, Cuba puso los ojos en la capital colombiana para capacitar a sus maestros en la formación de talentos en muro de escalada y skateboarding.
Colombia y Cuba: una cooperación extrema
Yoel Rodríguez, metodólogo de recreación cubano. Fotografía cortesía: IDRD.

Los deportes extremos han estado rodeados por una reputación alejada del imaginario de una actividad física. El estereotipo de las personas que practican estas disciplinas, se convirtió en una mala caricatura de una adolecente problemático y rodeado de drogas.

Sin embargo, en Bogotá, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) ha tomado los deportes extremos como herramienta principal para desarrollar programas de gran impacto para la comunidad. Este es el caso de los programas Escuelas de mi Barrio y Tiempo Escolar Complementario, creados a partir de las experiencias recogidas en sus diferentes centros de interés y de la mano de nuevas tendencias deportivas como el skateboarding y el muro de escalada.

Rafael Eduardo Ortiz, gerente del proyecto escolar complementario del IDRD, explica cómo ha cambiado la vida de las personas que han entrado al programa.

“Ese cambio comportamental lo vemos cuando valores como el respeto, la disciplina, inclusive el defender y tener esa capacidad de poder autocriticar positivamente su entorno, los lleva precisamente a cambiar una conducta. En este contexto, vemos cómo a través del deporte los alejamos de estas situaciones de riesgo (consumos de estupefacientes, temas de violencia intrafamiliar, etc.). Por medio de estos procesos pedagógicos, vemos que el resultado es niños, niñas y adolescentes respetuosos de su entorno, solidarios, con mayor disciplina”.

El interés en estos nuevos deportes y las trasformaciones sociales que pueden lograr, también hizo eco en Cuba. Este descubrimiento se dio gracias al diagnóstico que el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación de Cuba (INDER) realizó sobre los gustos y preferencia de las comunidades en Cuba.

En la isla, cada vez son más los niños y adolescentes que se están inclinado por la práctica del skateboarding y la escalada. Si bien aún no cuentan con muros artificiales para escalar, la pasión por conquistar paredes naturales es ahora un deporte reconocido en el país.

La experiencia de los Nuevos Deportes Tendencia del IDRD, condujo a que Cuba se interesara en reproducir este modelo de aprendizaje de deportes extremos, con el fin de poderlas replicar en toda la isla. Por medio de la Cooperación Sur-Sur CSS, APC-Colombia gestionó el acercamiento en Bogotá entre INDER y el IDRD. El resultado: el inicio de una cofradía de aprendizaje mutuo entre escaladores y skaters de ambos países.

Miguel Fernando Rodríguez; educador físico, escalador colombiano y profesor de los programas Escuelas de mi Barrio y Tiempo Escolar Complementario; destaca el papel clave que tiene el intercambio con sus colegas cubanos: "Siempre será positivo la generación mutua de conocimiento. En este caso, la construcción de un plan pedagógico para avanzar en cómo se debe enseñar a los niños este deporte”.

Además de la cooperación académica y profesional, para el profe Miguel, como lo conocen en los muros de escalada de la Unidad Deportiva El Salitre, el feedback con sus colegas cubanos ha traspasado los límites profesionales: se han convertido en una familia: “la relación es espectacular. Hemos conectado como si fuéramos un avatar. Por ejemplo, con el director del Inder en Cuba nos escribimos seguido, intercambiamos pareceres; somos amigos”.

La mejor manera de contar la experiencia de esta cooperación internacional, la cuenta el mismo profe Miguel por medio de una anécdota: “en la primera visita, a cada uno de los 10 que vinieron, les di una presa de agarre: un total de 10 presas. Al final de la conferencia les dije: si ustedes entendieron el mensaje de trabajo en equipo y no tienen un muro de escalada en Cuba, con estas presas y su unión, seguro nacerá el primer muro de la isla. Yo les estoy dando todo de mí para que entiendan el mensaje: trabajo en equipo y mucha solidaridad con el que está empezando”.

Las voces cubanas están representadas en Yoel Rodríguez, metodólogo de recreación del INDER. Este fornido yudoca, miembro de varios equipos nacionales, no se cansa de caer a la lona mientras aprende las bases de la escalada, las cuales serán su doctrina cuando les enseñe a sus alumnos cómo enfrentarse a un muro para conquistarlo.

Cada vez que puede, Yoel agradece la oportunidad que tiene él y su equipo de aprender a enseñar: “Me da mucha alegría al ver que Colombia está con nosotros apoyándonos en todo, como nosotros vamos a estar apoyando a Colombia. A partir de esta cooperación ha existido una hermandad”.

De la misma manera recuerda como un mantra, la premisa que el profe Miguel y el resto del equipo del IDRD les han inculcado en cada una de sus visitas: “Nosotros lo primero que aprendimos aquí, es que al alumno hay que darle la suficiente confianza para que siempre tengan presente que van a tener seguridad”.

Esta Cooperación Sur-Sur CSS, y al acompañamiento de APC-Colombia, no solo ha servido para aprender estrategias pedagógicas para la enseñanza del skateboarding y la escalda; sino que abre las posibilidades para que Cuba cree e implemente nuevas metodologías, en el marco del tema del tiempo escolar complementario.