-A A +A

¿Qué tantos estudios colombianos hay sobre cooperación?

¿Qué tantos estudios colombianos hay sobre cooperación?

En Colombia, hace un par de años, varias organizaciones de la sociedad civil hicieron un intento por disponer de data que fuera de acceso libre, crearon un Observatorio de Cooperación Internacional, pero hoy no existe. Desde el ICESI se han adelantado algunos trabajos de investigación sobre la cooperación internacional para el desarrollo1, tienen hay algunas publicaciones en revistas. Cabe destacar también algunos trabajos que han salido a imprenta en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. No obstante, las revistas no siempre están indexadas. La realidad es que Colombia, hace poco, entró en tal exigibilidad de indexación científica. No hay que dejar de lado un par de publicaciones. una de la Universidad Autónoma Latinoamericana2, en Medellín, Antioquia, y de la Universidad de La Salle. Casi que podría decir que lo demás que circula en las librerías del país es de editoriales foráneas y de autores extranjeros. Excepto el libro recientemente publicado por editorial Siglo XXI en Buenos Aires, Argentina, editado por José Antonio Ocampo.

Habida cuenta de ello, desde la Universidad Externado de Colombia y más específicamente desde la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales, se ha venido haciendo un esfuerzo para transformar esta situación. Primero, con el sello editorial de la Universidad Externado de Colombia, en 2010, se publicó, en la colección Prextextos, “¿Política exterior o política de cooperación? Una aproximación constructivista al estudio de la política exterior colombiana” de Javier Leonardo Garay. Tres años más tarde, editado por Erli Margarita Marín y María Claudia Romero, se publicó “Cuando el sur piensa el sur. Los giros de la Cooperación al desarrollo”. Ahora, mayo de 2017, acaba de salir al mercado, “Cooperación y academia. Una relación pendiente en Colombia”, editado por Erli Margarita Marín Aranguren y Paula Ximena Ruiz Camacho.

Esta más reciente publicación es producto de casi tres años de trabajo investigativo, lo que la acredita en Colciencias para ser considerada una investigación científica con todas las características del ente rector de la ciencia y la investigación en Colombia. En este libro no solo da cuenta de los grandes vacíos que hay en el país en los temas de cooperación internacional, sino que se ponen en agenda grandes debates que el afán político parecen pasar inadvertidos, pero en los que la academia debe aportar.

Por ejemplo, Germán Forero Laverde y Mauricio Avellaneda Hortúa plantean si la cooperación financiera internacional es una herramienta para el desarrollo económico a largo plazo o no; si la Academia está o no en mora de reflexionar acerca de la cooperación internacional al desarrollo, es la preocupación de Javier Leonardo Garay; por mi parte, y ante las reificaciones del papel de las organizaciones no gubernamentales, examino qué tanto las organizaciones de la sociedad civil robustecen las estrategias de cooperación sur del Estado. Voy más allá, busco los grados de innovación y desarrollo que extiendan al país a otros rincones del mundo, muestro cómo los intercambios académicos, en términos de movilidad de estudiantes y de profesores, hacen parte del robustecimiento de la cooperación internacional, que posibilitan las Entidades Sin Ánimo de Lucro. 

De manera general, en “Cooperación y academia: una relación pendiente” se plantea la importancia de una mirada interdisciplinaria, y lo fundamental que es ésta para la toma de decisiones en términos cooperación internacional, en cualquiera de sus modalidades. De manera concreta, el prologuista del libro, exdirector del Departamento Nacional de Planeación y actual miembro de la Junta Directiva del Banco de la República, señala que es un tema al que se le ha prestado poca atención en Colombia.

La tarea está pendiente. Estudiar cómo se ha hecho cooperación, ver qué lecciones se pueden aprender del recorrido como receptores/socios de Ayuda Oficial al Desarrollo. Analizar qué estrategias se pueden seguir, ahora que el Banco Mundial y otros organismos internacionales nos han categorizado como un País de Renta Media. Más aún, hacer estudios de prospectiva -con data empírica- que permitan que la academia se convierta en verdaderos centros de pensamiento de consulta para el proceso de toma de decisiones tanto de política internacional como de política exterior. Indispensable esto cuando el mundo espera que, como país, seamos cooperantes.

Con esta publicación, los investigadores del Centro de Investigaciones y Proyectos especiales que trabajamos estos temas, como los profesores de la Especialización en Cooperación Internacional y Gestión de Proyectos para el Desarrollo estamos seguros que damos un paso más en la construcción de conocimiento en materia de cooperación internacional, cooperación al desarrollo, cooperación sur sur y en el estudio de la propia ayuda oficial al desarrollo. Más aún, damos un paso para saber de lo que nos falta por estudiar.

Sin duda, este libro -siendo de investigación- es fuente de futuros debates académicos. Es lectura obligada para el lector que desee adentrarse en un asunto propio del siglo XXI, donde sin duda habrá limitaciones y grandes transformaciones. Incluso, para mirar en la historia, donde aún se requiere otro tipo de lecturas para darnos cuenta que hace mucho tiempo el concepto mismo viene cambiando y que, hace mucho, el país toma decisiones de cooperación, para insertarse en el mundo.

Como co-editora y co-autora, les invito a leerlo, comentarlo y desarrollar pensamiento crítico frente al tema y frente a esa relación que no puede seguir pendiente: Cooperación y academia.

____

1. Ampliar en http://www.icesi.edu.co/cies/investigaciones/politica_instituciones_y_relaciones_internacionales/observatorio_de_cooperacion_internacional_para_el_desarrollo.php

2. Tassara, C. Cooperación para el desarrollo, relaciones internacionales y políticas públicas. Teorías y prácticas del diálogo euro-latinoamericano. Medellín: Ediciones Unaula, 2013. 302 pp. ISBN: 978-958-8366-78-4.

3. Como lo son la mayoría de las universidades privadas en Colombia.



Por: Erli Margarita Marín Aranguren

Profesora Titular de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales e investigadora del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales. MA en Relaciones Internacionales, de University of Wollongong; Magister en Estudios Políticos, de la Pontificia Universidad Javeriana. Publicaciones más recientes: ¿Cuál es el juego para las organizaciones de la sociedad civil en eso de la gobernanza?, en “Cuadernos del CIPE” (2016). Co-Editora y Coautora de Cuando el sur piensa el sur. Los giros de la cooperación al desarrollo (2013), entre más de 10 libros y varios artículos en revistas universitarias/académicas de Latinoamérica y Europa.
 

Imagen con corte personalizado: 
Presentar en franja noticias: 
Presentar en el Slider: