BIS: una herramienta innovadora para financiar el desarrollo

-A A +A
Julio 10, 2017

BIS: una herramienta innovadora para financiar el desarrollo

Pensar en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a 2030 representa un gran reto para la Comunidad Internacional. Sin duda, uno de los factores que más influye en lograr este propósito es cómo financiar estas amplias metas de desarrollo y manejar los recursos disponibles de la manera más eficiente. Para cumplir con esta agenda es necesario contar con un mayor trabajo y cooperación de los actores involucrados y atraer nuevas fuentes de financiación.

BIS: una herramienta innovadora para financiar el desarrollo

La cooperación internacional, a través de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), ha sido uno de los mecanismos que más ha contribuido a financiar programas de desarrollo. Así mismo, la participación del sector privado, a través de los Fondos de Inversión de Impacto Social y la Responsabilidad Social Empresarial, el Crowdfunding, la filantropía y los Bonos de Impacto Social (BIS), ha contado con herramientas adicionales que se utilizan para financiar proyectos sociales que contribuyen a su desarrollo.

Particularmente los BIS son una modalidad de financiamiento a iniciativas sociales donde el pago está sujeto al éxito del proyecto; es decir, al logro de los resultados que hayan sido inicialmente definidos en la formulación del proyecto. Este esquema de financiamiento busca apoyar iniciativas gubernamentales, en asociación con el sector privado, para formular y ejecutar proyectos dirigidos a las comunidades más vulnerables. Una de las características de los BIS son los diferentes actores involucrados en el proceso. Así, el Gobierno es quien contrata el servicio y paga por los resultados alcanzados. Los inversionistas privados otorgan el capital inicial con el cual los proveedores del servicio pueden ejecutar el proyecto. Finalmente, es pertinente contar con una entidad evaluadora encargada de verificar que los resultados se hayan cumplido satisfactoriamente y para que el pago del gobierno se haga efectivo.

De acuerdo con lo anterior, y las dificultades de involucrar al sector privado en la financiación de proyectos sociales, con los BIS se busca que los inversionistas privados apoyen estas iniciativas en las que se puede hacer seguimiento para recuperar la inversión realizada. Además, para poner en marcha los BIS, la participación de diferentes actores y la consolidación de alianzas público privadas, permite realizar un trabajo en conjunto en búsqueda de un mismo resultado final, donde de acuerdo con su especialización cada uno genera un valor agregado. A su vez, las alianzas público privadas permiten generar herramientas innovadoras para afrontar los retos sociales, así como realizar intervenciones que reduzcan los costos y busquen unos resultados concretos. Cabe resaltar que la participación de varios actores genera confianza en el proceso y mayores posibilidades de alcanzar el éxito en los resultados esperados. Así, se estaría dando mayor viabilidad a alcanzar metas de los ODS.

Por otro lado, con los BIS, el pago por resultados permite reinvertir el capital a nuevos proyectos una vez se hayan logrado dichos resultados y el Gobierno pague por los mismos. Al contar con el apoyo de un privado en el financiamiento del proyecto y ejecutores expertos en el tema, además de la intervención de los otros actores, el riesgo del gobierno de pagar por los resultados se reduce, hay mayor transparencia en el proceso y una mayor rendición de cuentas de los proyectos. En este sentido, se estaría contribuyendo a  generar una mayor eficiencia en la administración de los recursos públicos.

Vale la pena mencionar que en marzo de 2017 se firmó en Colombia el primer BIS en un país en vía de desarrollo, consolidando a Colombia como un pionero en la región en la financiación de proyectos sociales que contribuyen a la agenda de desarrollo. Este primer piloto está enfocado en temas de empleabilidad para población vulnerable, donde se busca impactar a 514 personas de escasos recursos y desplazados por la violencia, con una inversión  de 2.200 millones de pesos. En este caso se cuenta con la participación de diferentes actores como el BID-Fomin y el Gobierno de Suiza que son los representantes de la cooperación internacional. También está el sector social conformado por la Fundación Corona, la Fundación Mario Santo Domingo y la Fundación Bolívar Davivienda. Por su parte, el Gobierno (Prosperidad Social) participa con le rol del pago por resultados. Finalmente, en la estructuración del diseño de los BIS se ha contado con el apoyo de Instiglio.

Se evidencia que está surgiendo un cambio de mentalidad en la forma de financiamiento para el desarrollo y para lograr el cumplimiento de la agenda 2030. Colombia está entrando en una etapa donde los flujos de cooperación internacional han disminuido precisamente por una mejora en diferentes indicadores, principalmente al ser considerado un país de renta media alta. No obstante, hay grandes retos que afrontar en materia de desarrollo que deben ser abordados con nuevas formas de financiación. En este sentido los BIS son una herramienta poderosa para apalancar recursos y metodologías que logren cumplir con las necesidades más apremiantes de la población vulnerable.


Por: Natalia Mariño

Soy profesional en Gobierno y Relaciones Internacionales; carrera que me brindó las herrramientas para facilitar la comprensión y el análisis de la coyuntura nacional e internacional. Fui pasante en APC-Colombia, en la Dirección de Demanda, y actualmente soy contratista en la misma Dirección. Estoy a cargo de los escritorios de Corea, Emiratos Árabes y Bélgica. Además manejo la publicación de las convocatorias de cooperación internacional y apoyo la estrategia de Fundraisisng para este 2017. 

Dato curioso: me encanta la cocina.

 

 

 
Transparencia y acceso a la información pública
Saber Hacer Colombia
Suscripción al boletín
Rendición de cuentas
Cíclope
Cursos y convocatorias
PQRS-D
Certificaciones
Comunicaciones a la Ciudadanía